Volterra y San Gimignano, dos pueblos de La Toscana


Volterra y San Gimignano son dos pueblos de La Toscana a los cuales les tenía ganas cuando en mi mente se aproximaba la idea de ir a esta región de Italia. Dos pueblos con ese carácter medieval incrustado en cada calle, situados en lo alto de colinas desde las cuales visualizar estupendas panorámicas y con diferentes puntos de interés que los hace diferentes a pesar de sus similitudes.

Ambos están situados en una carretera de esas de curvas que nos llevan a conocer otra parte de La Toscana, a la cual se accede bien por la FI-SI RAC que debemos tomar antes de llegar a Siena desde Arezzo o bien por Florencia tomando el desvío adecuado hacia Volterra. Nosotros nos pasamos la salida del RAC, lo cual no me importó porque realicé la que para mí fue la foto del viaje en un restaurante de carretera, pero lo cual nos retrasó una hora ya que tuvimos que ir por carreteras muy secundarias. Ese despiste también nos dio oportunidad de traspasar el pueblo de Colle di Val d'Elsa bastante interesante de todos modos. 

Lo primero que hicimos fue llegar a Volterra, tras hacer parada en un mirador con un gran círculo rojo, motivo de parada para todos aquellos que se dirigen al pueblo de origen etrusco. Una vez hechas las fotos panorámicas, nos aproximamos a la población aparcando en el Parking 4, bastante bien situado y en cierto modo económico (a 1€ la hora aprox.) De allí nos encaminamos hacia las ruinas etruscas situadas en la parte más alta, las cuales están rodeadas de un parque con muchas posibilidades para estar en familia. De ahí comimos rápidamente en una cafetería y nos fuimos hacia el teatro romano. Parcialmente bien conservado, los 14€ de su entrada nos parecieron excesivos para nosotros que íbamos de low cost, así que subimos la cuesta para tener una visión desde arriba de todo el recinto. Después visita al Baptisterio, al Duomo y al ayuntamiento, para terminar con otra vista panorámica antes de dirigirnos al coche.

Tras Volterra, nos dirigimos a San Gimignano, que ahora sí estaba más próximo a la carretera del RAC para tomar el camino de vuelta. Este pueblo se nos hacía indispensable por su panorámica en la cual aparecen todas las torres en lo que viene siendo el Manhattan de La Toscana. Si bien hay que decir que pude divisar esa vista de camino a Volterra, cuando uno llega a esta población la sensación de rascacielos no es tan pronunciada. Pero caminar por sus calles nos llevó a conocer que en el Museo de Arte Moderno se estaba llevando a cabo una expo de Elliot Erwit, que en la plaza del Duomo había un 600 precioso esperando a los novios de una boda y algunas calles se convertían en pasadizos estrechos y oscuros que conducían a otra vista panorámica. Interesante fue llegar a la fuente de origen romano, en la cual pude sumergir los pies cansados de tanta cuesta. Hay varios aparcamientos al aire libre en las proximidades del pueblo, un pelín más caros que los de Volterra no obstante.

Os dejo con algunas fotografías, espero os gusten. En www.lamiradadegema.es disponéis de más instantáneas en el post sobre La Toscana, así como en el Flickr de JLuxe

Palomas en una plaza de San Gimignano

Farola típica de San Gimignano

Coche nupcial


Vista de San Gimignano desde abajo antes de comenzar a subir hacia el pueblo

Vistas desde San Gimignano

Escultura en un taller de Volterra

Teatro romano de Volterra

Laterales del recinto del teatro romano de Volterra

Teatro romano de Volterra

Parque al lado de las ruinas etruscas de Volterra

Parque en Volterra al lado de las ruinas etruscas

Mirador antes de llegar a Volterra




7 comentarios:

  1. Me ha traído buenos recuerdos leer tu post. Mi estancia en Volterra coincidió con una fiesta medieval. El recinto de la fiesta ocupaba todo el casco histórico de Volterra, que vallaban convenientemente y tenías que pagar para entrar (creo que 9€ por persona). Había muchos puestos de artesanía y comida y espectáculos y atracciones para los visitantes, y la gente iba vestida de medieval. No estaba mal, pero no podías hacer una visita "normal" a la población. Por cierto que Volterra también es conocida por ser la cuna de los Volturi, una familia de vampiros que salen en la saga Crepúsculo.

    En cuanto a San Gimignano, por lo visto allí vivían familias bien aposentadas y las torres acostumbraban a reflejar el poder de sus propietarios. Llegó a haber 72 torres. En 1255 una ley prohibía levantar torres más altas que la Rognosa, la 2ª más alta de la actualidad con 52 metros (la de más a la derecha en tu 5ª foto). Los Salvucci eran una familia muy poderosa y levantaron dos torres casi igual de altas que la Rognosa (las dos torres iguales que aparecen a la izquierda de la Rognosa en tu foto). Los Ardinghelli eran enemigo acérrimos de los Salvucci y levantaron 2 torres que vulneraban esa ley y por ello tuvieron que ser recortadas (no salen en tu foto). La torre más alta actualmente es la Grossa, de 54 metros (la de la izquierda de tu foto).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he confundido al situar las torres Rognosa y Grossa en tu foto. La Rognosa es la de la izquierda, y la Grossa (la más alta) la de la derecha. Las Salvucci sí que son las dos torres iguales casi tan altas como la Rognosa, La bajita de al lado de la Rognosa creo que es la Chigi, y la que queda entre ésa y las Salvucci creo que es la Pettini. ;)

      Eliminar
    2. Tuvo que ser grandioso San Gimignano. Podías animarte a escribir artículos de La Toscana!!

      Eliminar
    3. Ja ja!!! No tengo tiempo ni vocación de cronista. Pero no me tientes...

      Eliminar
  2. Por cierto, me encanta la foto del "Topolino" con la novia dentro y el novio (¿?) sonriente (lástima las chanclas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante que salen esas chanclas solamente, porque estaba lleno de gente. Como foto de reportaje no puedo quitarlas. Si fuera reportaje de boda me lo pensaba...

      Eliminar
    2. Bueno, le da un toque de espontaneidad. ;)

      Eliminar

 

Blogger news

Blogroll

About